Minuciosa interpretación

Sobre La era de la traducción, de Antoine Berman
Susana G. Artal
(0)
17 de enero de 2016  

Rara vez un prólogo, y menos aún el de una traducción cuyo autor juzgaba poco satisfactoria, se convierte en referencia ineludible, al punto de hacer correr las plumas de pensadores como Agamben, Derrida, Ricœur, Cacciari y Gadamer, entre otros. A ese texto, "La tarea del traductor" (es decir, el prólogo que Walter Benjamin escribió para su traducción de los "Cuadros parisinos" de Baudelaire, publicada en 1923), consagró Antoine Berman (1942-1991) el tercero de los siete seminarios de traductología que dictó en el Collège International de Philosophie entre 1984 y 1989. A partir de los borradores, las notas preparatorias de ese curso y las grabaciones de las clases, Isabelle Berman, con la colaboración de Valentine Sommelle, estableció el texto de La era de la traducción. "La tarea del traductor" de Walter Benjamin, un comentario, publicado en francés en 2008 y ahora traducido a nuestra lengua.

Autor él mismo de traducciones del castellano (Roberto Arlt, Augusto Roa Bastos, Manuel Scorza, Ricardo Piglia), del alemán (Peter Härtlig, Schleiermacher) y del inglés (Gore Vidal); director del Centro Jacques-Amyot, Berman se dio a conocer como una autoridad en el campo de la traductología con la publicación de La prueba de lo ajeno. Cultura y traducción en la Alemania romántica (1984), pronto seguido por La traducción y la letra o el albergue de lo lejano (1985, incluido en el volumen colectivo Les tours de Babel que él dirigió), a los que se sumaron, póstumos, Pour une critique des traductions: John Donne (1995) y Jacques Amyot, traducteur français (2012).

A lo largo de los diez "cuadernos" que componen La era de la traducción, Berman comenta con minuciosidad y agudeza el prólogo de Benjamin, al que considera "el texto central del siglo XX sobre la traducción". Consecuente con la idea de que la traducción, lejos de traicionar, revela la letra del original y "realiza la relación de la obra con su lengua", no se limita a trabajar con el original alemán, sino que incluye la versión francesa de Gandillac, que a menudo critica, y propone, cuando lo juzga necesario, su propia retraducción de algunos pasajes.

Así, la lectura de La era de la traducción no sólo ayuda a comprender el pensamiento de Benjamin sobre la traducción sino también el del propio Berman. Un pensamiento sugestivo y fundamental aunque algunas aseveraciones, como las referidas al riesgo de la musicalidad ("al exaltar la musicalidad latente de la lengua, la obra pierde su relación con la lengua natal. Amplifica un elemento de su lengua que le es fatal"), no dejan de sonar paradójicas en quien, para definir la lengua de la traducción y titular uno de sus libros, tomó las palabras l’auberge du lointain de un muy musical verso del trovador Jaufré Rudel.

LA ERA DE LA TRADUCCIÓN

Antoine Berman

Dedalus

Trad.: E. López Arriazu

240 págs., $ 250

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.