La vida observada a traves de las pantallas. ¿Dónde quedó la realidad?