Your browser does not support javascript

Un Guarnerius de 1732 vuelve a sonar en Buenos Aires tras más de 80 años. El violín que despertó de su sueño