Mujeres en carrera al poder: techos de cristal y suelos pegajosos