Cuidado con el odio. No agitemos los fantasmas del 55