No fue magia, pero tampoco épica