¿Qué perdemos si no nos damos más la mano?