Tres lecturas de la crisis y un modelo para armar