Crónicas de la selva. Un artista del vestuario y la máscara