Opinión. Un debate público que suma confusión