Una impredecible disputa por la hegemonía global

Luís Bassets
(0)
28 de julio de 2013  

MADRID.-Todos sabemos que el siglo XXI es cosa de dos. Todavía sabemos poco, en cambio, de cómo se sintetizarán en una fórmula feliz la disputa y la distribución del poder mundial actualmente en curso. Los grandes gurús de las relaciones internacionales llevan años intentando dar con ella, con éxito hasta ahora limitado y, sobre todo, sin que nadie consiga imponerse: Niall Ferguson inventó la Chimérica, síntesis de China y América y antecedente del G-2, reducción ésta del G-20 y del G-8 a las dos potencias que de verdad cuentan. Ian Bremmer acuñó la idea de G-Cero y Charles Kupchan la de un mundo de nadie, que Moisés Naím ha descripto como el del final del poder.

Aunque no hemos dado con el nombre de la cosa, es decir, la denominación de la disputa por las hegemonías tal como ya funcionan actualmente, sí sabemos que se parece a la liga española de fútbol: juegan muchos equipos, siempre hay posibilidades abiertas, pero al final todo se reduce a la competición entre el Madrid y el Barça, que en el caso de la liga del poder global vienen a ser China y Estados Unidos.

***

Esta percepción ya aceptada y conocida por el gran público acaba de obtener un aval y a la vez una pormenorizada explicación gracias a una macroencuesta realizada por el prestigioso Pew Research Center en 39 países, que ha preguntado a una muestra global de 37.653 personas entre marzo y mayo de 2013, por cierto, justo antes del caso Snowden.

Estados Unidos supera a China en opiniones favorables por un 63% a favor del primero frente a un 50% del segundo. También son mayoría los que prefieren a Estados Unidos en vez de China como socio y que consideran que la primera potencia tiene más en cuenta que la segunda los intereses específicos de cada país. Y donde Estados Unidos derrota ampliamente a China, por un 70% a un 36%, es en el respeto de las libertades individuales.

La macroencuesta también levanta un mapa preciso de las tensiones mundiales. China gana a Estados Unidos en Rusia y Grecia, países árabes e islámicos, incluidos los asiáticos y Nigeria, y el eje bolivariano, pero Estados Unidos arrasa en Europa, Israel, Asia oriental, el resto de América latina y África. Y el presidente Obama registra una buena valoración, a pesar de su caída de imagen y del pésimo concepto que suscita el uso de los drones para combatir el terrorismo.

Aunque Estados Unidos encabeza la liga global en la actualidad, la quiniela de la opinión mundial podría apostar por una reversión no muy lejana en el podio de esa clasificación, de forma tal que finalmente China podría ser la que se llevara la palma del primer puesto.

Este cambio de percepción empezó durante la crisis de 2008, cuando un 47% de la opinión mundial creía que Estados Unidos dirigía la economía mundial, seis puntos por encima del actual porcentaje. Enfrente, el 20% entonces citaba a China como nuevo líder, 14 puntos por debajo de la actual valoración.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.