Ante la Asamblea Legislativa. Una jugada hábil de la Presidenta