Denuncia de Schoklender por desvío de fondos en el caso de las Madres

Dijo que Boudou se valió de un testaferro para desviar dinero de la Fundación
(0)
19 de septiembre de 2014  

Sergio Schoklender contraataca y para defenderse acusó al vicepresidente Amado Boudou de valerse de testaferros para cobrar 160 millones de pesos que debía percibir la Fundación Madres de Plaza de Mayo y quedarse con esos fondos.

Schoklender hizo estas acusaciones al realizar ayer una declaración espontánea en el juzgado federal de Marcelo Martínez de Giorgi que lo investiga, junto con empresarios y funcionarios acusados de desviar dinero que el Estado entregó a las Madres para la construcción de viviendas sociales.

Schoklender declaró ayer por escrito y en 27 carillas señaló que se desvió el dinero de las Madres a un fideicomiso mediante el cual "se robaron todo el patrimonio de la Fundación". Y dio un dato sorprendente: aseguró y puso por escrito que "según comentarios, Boudou habría adquirido un Rolls Royce que se encontraría a nombre de su padre". Dio la patente CNR 301. Sin embargo, LA NACION comprobó que ese dominio corresponde a una limusina Peugeot que está registrada a nombre de una persona domiciliada en Villa Lugano, sin relación aparente con el vicepresidente.

En su escrito, Schoklender dijo que cuando dejó la fundación quedaban por cobrar 160 millones de pesos de diversas jurisdicciones por casas construidas por las Madres. Afirmó que en ese momento, 2012, las Madres constituyeron un fideicomiso merced a las gestiones de un allegado a Boudou, Aybar Roberto Domínguez. El administrador de ese fideicomiso es el ingeniero mendocino Luis Debandi. Schoklender dijo que Domínguez y Debandi "siguiendo instrucciones de Boudou, desviaron el dinero con la firma de Hebe de Bonafini " .

Schoklender declaró como acusado, es decir, sin prestar juramento de decir la verdad, y se está defendiendo de una acusación. En esta causa que investigó el juez Norberto Oyarbide , y que la Cámara Federal anuló parcialmente, quedan por ser indagados unos 60 acusados, entre los que está Schoklender. El juez avanza para comenzar a fin de año las indagatorias que involucrarán a los funcionarios nacionales que autorizaron el envío de los fondos y no controlaron su destino.

LA NACION reveló el 28 de julio pasado que el administrador del fideicomiso cobra de honorarios el 16% del giro de fondos destinados a emprendimientos que lleven adelante las madres y que el contrato original, firmado el 24 de agosto de 2011, establecía que los honorarios del administrador iban a ser sólo de 1%. Schoklender ahora volvió a la carga sobre esta información para sostener que los fondos habían ingresado al fideicomiso al que fueron desviados. Además, que la Fundación no presenta balances desde hace dos años.

LA NACION consultó con el fideicomiso, que informó que las deudas se están pagando y que las cuentas ya fueron auditadas dos veces.

Schoklender insistió en que se haga una auditoría sobre los fondos de la Fundación y denunció que el fideicomiso es "sólo un medio para vaciar las arcas de la Fundación Madres de Plaza de Mayo en beneficio propio y de terceros".

"Ninguna donación ni subsidios que se otorguen a las Madres pueden tener como pretensión endulzar los bolsillos de un particular, presumiblemente testaferro de Amado Boudou", escribió con asistencia del defensor oficial Hernán Figueroa.

Y advirtió que se vació la Fundación y que el dinero cobrado "fue a parar a manos de distintos funcionarios nacionales, entre los que se encuentra el contador Amado Boudou".

Mal rato para Amado padre

El padre del vicepresidente Amado Boudou sufrió ayer un intento de secuestro virtual. Amado Rubén Boudou recibió una llamada anónima en la que aseguraban que tenían secuestrado a su hijo menor, Juan Bautista. Producto de la tensión y preocupación, el padre del vicepresidente cortó la comunicación e inmediatamente se contactó con Juan Bautista. Durante la conversación con los supuestos captores no hubo pedido de rescate.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.