Detuvieron en España al hijo de un militar argentino

Habría actuado en la represión ilegal durante la dictadura militar
(0)
28 de agosto de 2001  • 10:17

El hijo de un general retirado del Ejercito fue detenido en Barcelona, España, con fines de extradición a la Argentina a raíz de un pedido de captura librado a Interpol por el juez federal Claudio Bonadío.

Se trata del ciudadano argentino Claudio Scagliuzzi, quien según las investigaciones del juzgado de Bonadío supuestamente actuó de agente civil de inteligencia y habría acompañado a su padre en diversos campos clandestinos de detención, entre otros, el que funcionó en la base de Campo de Mayo.

La captura de Scagliuzzi se produjo en el marco de una causa en que, entre otros, están imputados los ex jefes militares, generales retirados Cristino Nicolaides y Santiago Riveros -ahora con prisión preventiva por el robo de bebés- así como otro ex jefe castrense de apellido Arias Duval.

Las investigaciones pretenden establecer la suerte corrida por 18 miembros de la organización Montoneros desaparecidos en 1979 y 1980, cuando ese grupo lanzó un plan de contraofensiva haciendo volver al país a sus cuadros de segunda y tercera jerarquía para activar contra la dictadura.

Entre otros montoneros caídos entonces estaban Lorenzo Viñas -hijo del escritor David Viñas- y el sacerdote Jorge Adur, secuestrados el 26 de julio de 1980 en el puente de Paso de los Libres y Uruguayana.

También integran la lista Ricardo ´Pato´ Zucker -hijo del actor Marcos Zucker-, su compañera Marta Libenson, Julio Genoud, Horacio Campiglia y Mónica Pimus de Bimsock, estos dos últimos secuestrados en Brasil y trasladados clandestinamente a Buenos Aires, donde desaparecieron.

La captura de Scagliuzzi, según las fuentes judiciales, se ordenó en virtud de que al hijo del militar no lo alcanza el beneficio de la ley de Obediencia Debida, que en 1987 desprocesó y dejó impunes a los ex represores de la ´guerra sucia´.

Scagliuzzi vivía en España con Silvia Torchinsky, ex militante montonera, a quien conoció como prisionera en un centro clandestino de detención de la provincia de Mendoza y sobrevivió pudiendo trasladarse a vivir afuera del país.

Torchinsky, que tiene a su primer marido desaparecido, prestó declaración testimonial en la Subsecretaria de Derechos Humanos y allí responsabilizó a Nicolaides y Riveros, de los secuestros y desapariciones como máximos responsables del comando de Institutos Militares de Campo de Mayo.

Meses atrás, Bonadio se trasladó a España y en la embajada argentina tomó declaración testimonial a Torchinsky, quien le confió que vivía con Scagliuzzi, hasta que en el marco de las actuaciones, el juez libró la orden de captura del hijo del general del Ejército.

Fuente: DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?