El Gobierno busca apoyo de los países emergentes

Kirchner se reúne hoy con Chávez
Mariano Obarrio
(0)
27 de febrero de 2004  

CARACAS.- El presidente Néstor Kirchner llegó anoche a esta capital para participar de la XII Cumbre del Grupo de los Quince, donde procurará obtener un nuevo respaldo a la Argentina de los países emergentes o en vías de desarrollo en la renegociación de la deuda pública en default con los acreedores privados.

Según admiten en el entorno presidencial, la máxima aspiración es reafirmar su figura de negociador duro y fortalecer la oferta de pago del país, con una quita del 75 por ciento.

Por eso, y más allá de las múltiples reuniones bilaterales organizadas, el plato fuerte de la gira presidencial será el desayuno que Kirchner mantendrá hoy con los presidentes de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y de Venezuela, Hugo Chávez.

El desayuno de trabajo se hará en el Palacio Miraflores, sede del gobierno venezolano, mientras que el resto de la cumbre se realizará en el lujoso hotel Hilton de Caracas.

El primer termómetro del viaje presidencial podría ser el encuentro con Lula y Chávez. Se sabe que la cuestión de la deuda divide opiniones entre ambos. Mientras que el presidente brasileño flexibilizó su postura en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y eso le valió cortocircuitos con Kirchner, el líder venezolano es un feroz crítico de la globalización, de los organismos financieros mundiales y del gobierno de los Estados Unidos.

Un respaldo implícito para el jefe del Estado argentino será la misma declaración final del G-15. El documento contendrá un llamado a reformar el sistema financiero internacional y a dotar a los Estados de mayor participación para atender las crisis financieras y para evitar los flujos de capitales especulativos. Está por verse, aún, si contendrá una mención explícita a la Argentina.

Según adelantó ayer a LA NACION el subsecretario de Política Latinoamericana de la Cancillería, Eduardo Sguiglia, la declaración final convocará a los países a abogar por la defensa del multilateralismo y por el apoyo irrestricto a las Naciones Unidas (ONU) y al orden jurídico internacional.

Ello será un mensaje directo al gobierno de George W. Bush. El año último, Washington emprendió unilateralmente la invasión a Irak, que detonó un debate mundial y que en la actualidad es cuestionada dentro y fuera de los Estados Unidos, ya que la Casa Blanca no pudo demostrar la existencia de armas químicas en aquel país.

Kirchner encontró al pisar Venezuela una convulsionada Caracas. Chávez afronta una pelea sin cuartel con sus opositores, que le reclaman la convocatoria a un plebiscito que determinaría si debe o no llamar a elecciones anticipadas. El resultado de esa compulsa se conocerá cuando la cumbre haya terminado.

Comitiva

El Presidente bajó del avión Tango 01 acompañado por su esposa, la primera dama y senadora, Cristina Fernández; el canciller Rafael Bielsa; el gobernador bonaerense, Felipe Solá; el senador Ramón Puerta -que preside la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara alta-; la senadora justicialista Mabel Müller (Buenos Aires); el vicepresidente de la Cámara alta, Marcelo Guinle (Chubut); los diputados Miguel Bonasso y Alicia Castro, y los intelectuales José Pablo Feinmann y José Nun.

El G-15 es conocido como Grupo de Alto Nivel para la Consulta y la Cooperación Sur-Sur. Surgió en la Cumbre de los No-Alineados que se realizó en Belgrado en septiembre de 1989. Entre los objetivos centrales sobresale la idea de los países en desarrollo de promover la solidaridad y la cooperación recíproca y el diálogo con las naciones industrializadas.

La duodécima cumbre del G-15, que comenzará hoy, llevará el título "Energía de la unidad". Durante su desarrollo habrá dos reuniones colectivas entre los presidentes. Una hoy por la tarde y otra mañana por la mañana, luego de la cual Kirchner regresará a la Argentina.

Se comenta que el Presidente se cuidará de no brindar un apoyo explícito a Chávez, lo que podría ser mal visto por Washington, sino que intentará aportar moderación al discurso del líder venezolano. En ese sentido, Cristina Kirchner podría recibir fuera de agenda a grupos opositores a Chávez.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.