El Presidente se reunió con su par uruguayo, Jorge Battle

(0)
29 de enero de 2002  • 14:50

El presidente de Uruguay, Jorge Batlle, manifestó hoy su "beneplácito" por la decisión del Fondo Monetario Internacional y otros organismos internacionales de crédito de ayudar a la Argentina para que pueda salir de la crisis.

"Uruguay siente la necesidad, igual que todo el Mercosur, de apoyar a la Argentina y advierte que los organismos internacionales comienzan el diálogo natural y normal que nunca debió haberse interrumpido", dijo Batlle.

En unas breves declaraciones tras reunirse a solas con el presidente de la Argentina, Eduardo Duhalde, en la residencia presidencial de Olivos, en las afueras de Buenos Aires, dijo que ambos analizaron la posibilidad de aumentar un metro la cota de la represa de la central hidroeléctrica bilateral de Salto Grande.

También se busca "mejorar las turbinas", con el fin de aumentar la capacidad de generación, y el proyecto requiere una inversión que "no alcanza a los 80 millones de dólares, para la cual hay múltiples interesados privados", dijo.

Según Batlle, también habló con Duhalde de la necesidad de impulsar la construcción del puente Buenos Aires-Colonia, un proyecto demorado y con muchos opositores a un lado y otro del río de la Plata.

El presidente de Uruguay destacó que esa obra no sólo uniría a ambos países, sino que "daría oportunidades de crecimiento y empleo, tan importantes hoy tanto en la Argentina como en Uruguay".

Asimismo dijo que en la reunión se habló de la posibilidad de incorporar al sector privado para llevar adelante el puente entre las ciudades de Concordia, en Argentina, y Salto, en Uruguay.

Otro de los asuntos tratados, según el jefe de Estado uruguayo, fue la posibilidad de reflotar el mecanismo de pagos de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) para exportaciones e importaciones.

Batlle compareció ante la prensa acompañado de Duhalde, con quien almorzó tras la entrevista en compañía del embajador de Uruguay en Argentina, Alberto Volonté, el designado embajador argentino en Uruguay Hernán Patiño Meyer, y el vicecanciller argentino, Jorge Faurie.

Durante la conferencia de prensa, Duhalde sólo habló para darle a Batlle públicamente "la bienvenida" a Argentina.

El presidente de Uruguay viajó hoy en helicóptero desde Montevideo directamente a la residencia de Olivos para mantener una "reunión privada" con Duhalde, que duró más de dos horas.

Fuentes diplomáticas dijeron que la conversación se celebró a agenda abierta y que trató sobre la situación económica argentina, sus efectos en países vecinos, las relaciones y proyectos bilaterales, y el fortalecimiento del Mercosur, que integran ambos países junto a Brasil y Paraguay.

Batlle aprovechó la ocasión para insistir en sus críticas a los subsidios que dan las grandes potencias a sus productores y en el perjuicio que causan a países en vía de desarrollo.

"Nuestros países no necesitan dádivas sino oportunidades", subrayó para asegurar a continuación que "la mejor política social es el comercio" y recalcar que si Argentina consigue colocar sus productos en mercados internacionales "podrá conseguir los recursos genuinos sin pedirle plata a nadie para hacer la mejor política social".

Fuente: EFE

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?