El truco de la fuga de dólares le salió muy mal al kirchnerismo