Espínola Vera dejó su cargo en Trabajo

Bullrich le aceptó la renuncia anoche
(0)
26 de octubre de 2000  

La ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, aceptó ayer la renuncia del subsecretario de Relaciones Laborales, el frepasista Enrique Espínola Vera, cinco días después de haber cursado a la Oficina Anticorrupción una denuncia contra el funcionario saliente en un presunto caso de coimas.

La salida del tercero en el orden de jerarquía de la cartera laboral se decidió anoche, tras una extensa reunión de la que participaron Bullrich, Espínola Vera y el diputado nacional del Frepaso Rodolfo Rodil, un hombre de la confianza del ex vicepresidente Carlos Alvarez.

El subsecretario renunciante había sido acusado ante el ministerio de haber cobrado un soborno para facilitar un certificado de autoridad al Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), en un expediente que el viernes último por la noche Bullrich envió a la Oficina Anticorrupción.

Tras enterarse por los medios de comunicación, Espínola Vera se presentó el lunes último ante esa dependencia y negó la veracidad de la denuncia, a la que calificó de "absurda". Además, deslizó que lo involucraban por su afiliación partidaria, en otra maniobra de la lucha interna de la Alianza.

Espínola Vera había asumido en diciembre último, designado por el ex titular de la cartera laboral Alberto Flamarique, que dejó el Gobierno a principios de este mes, salpicado por el caso de los supuestos sobornos a senadores para la sanción de la ley laboral.

Antes de negociar la renuncia del funcionario, Bullrich consultó con el presidente Fernando de la Rúa (antes de que comenzara una gira de cuatro días por España) y con el propio Carlos Alvarez.

Manos libres

En un principio, la ministra Bullrich esperaba designar un reemplazante propuesto por el Frepaso, pero ayer fuentes de su cartera explicaron que por el momento no habrá nombramientos.

"Posiblemente dejará las manos libres al próximo secretario de Trabajo para que elija al sucesor, que es el jefe directo del subsecretario de Relaciones Laborales", dijeron las fuentes a La Nación .

La Secretaría de Trabajo quedó vacante cuando renunció el radical Jorge Sappia, tras la traumática salida de Flamarique. Ese puesto es uno de los que están en juego en el contexto del reparto de cargos de segunda y tercera línea que tiene pendiente la Alianza.

"Acepto la renuncia como un gesto que enaltece al funcionario, que se separa del cargo para facilitar la investigación en curso. La aceptación no significa prejuzgamiento", puntualizó Bullrich por medio de un comunicado de prensa emitido poco después de las 21.

Antes de reunirse con la ministra, Espínola Vera había dicho a La Nación que no sabía si renunciaría al cargo, pero resaltó: "Probaré que lo que se publicó es todo mentira. Los hechos demostrarán quién tiene razón".

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.