Fidel Castro dejó a sus seguidores sin saludo

Fuertemente custodiado, casi no se dejó ver
(0)
26 de mayo de 2003  

Fidel Castro fue el visitante extranjero que más aplausos recibió en el recinto donde Néstor Kirchner juró como presidente de la Nación. Sin embargo, el líder cubano estuvo lejos de mostrarse amigable con los argentinos y dejó ayer a sus seguidores sin siquiera un saludo o un gesto de simpatía.

Como ocurre siempre que sale de su país, cada movimiento de Castro estuvo acompañado de un importante dispositivo de seguridad, que realiza su propia custodia y casi no incluye a personal policial local. Su tercera visita a la Argentina en 44 años no fue la excepción, donde más de 50 hombres se ocuparon de protegerlo.

Las menos de 100 personas que se acercaron desde la mañana al hotel Four Seasons, donde se alojan desde anteayer Castro y el presidente venezolano, Hugo Chávez, no pudieron hablar, fotografiarse ni ver casi al presidente cubano. A las 11.20 Castro salió del hotel y subió a una camioneta donde ya estaban Chávez y el presidente de Brasil, Luis Inacio Lula Da Silva, pero a diferencia de sus pares no se dejó ver por la ventanilla. Por la noche salió en un auto negro con vidrios oscuros.

En cambio, fiel a su estilo, Chávez no tuvo reparos en mostrarse por la mañana y por la tarde se acercó a dialogar durante poco más de 10 minutos con un grupo de jóvenes militantes de partidos de izquierda.

"Es Argentina que te viene a saludar, no soy un yanqui ni un inglés, somos de Chávez y de Fidel", cantaban los seguidores.

Castro tiene previsto reunirse hoy con Kirchner y dar una charla en la Facultad de Derecho de la UBA.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.