Jaunarena quiere reclutar 30.000 reservistas

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Impulsa un sistema de voluntarios con el fin de combatir el desempleo y compensar la desaparición del servicio militar
(0)
26 de agosto de 2001  

Después de la controversia abierta por Raúl Alfonsín sobre el regreso del servicio militar obligatorio, el ministro de Defensa, Horacio Jaunarena, afirmó que la cartera a su cargo impulsará como alternativa un plan desarrollado por el Ejército: voluntarios para la Defensa.

En una entrevista con LA NACION en su despacho del piso 11 del Edificio Libertador, Jaunarena explicó que la propuesta podría ponerse en funcionamiento el año próximo y que busca una doble utilidad: crear un sistema de reservistas y ayudar en la lucha contra la desocupación.

Se trata de una iniciativa que permitiría, de manera voluntaria y rentada, dar instrucción militar por períodos de tres meses.

El tema aparece en la conversación con Jaunarena al preguntársele sobre la posibilidad de que regrese el servicio militar obligatorio.

"No, no... Lo que tenemos más avanzado es un estudio más interesante, que tiene su origen en el Ejército: el voluntariado para la defensa. Es una idea que permitiría una instrucción temporariamente a un núcleo de personas, lo que significaría la construcción de reservas. Uno de los problemas que tenemos en estos momentos es que al sustituirse el servicio militar obligatorio por el voluntario, la Argentina se quedó sin las reservas que antes tenía con las camadas de conscriptos que pasaban. Sin conscriptos las reservas son muy débiles y este sistema supliría esa dificultad", dijo el ministro.

-¿Este plan iría en paralelo con la normal incorporación de soldados voluntarios?

-Sí, estaría el soldado voluntario normal y el voluntario para la Defensa. Quien opte por ingresar en este sistema tendría que hacer una instrucción que se renovaría periódicamente para estar en capacidad de ser requerido cuando hiciese falta.

-¿Qué le falta para instrumentarlo?

-Ver de dónde sacamos el dinero.

-¿Existe la voluntad política para poner en práctica el proyecto?

-Creo que sí. La iniciativa de este ministerio existe, la estamos apoyando y, por otro lado, además de satisfacer estas necesidades de reservas tendríamos una manera de bajar la desocupación, porque ese hombre o mujer tendría una retribución. Esto sería una ayuda importante. Estamos viendo ahora si produciendo algún tipo de ahorro en otro lado podemos instrumentarlo sin elevar el presupuesto final de Defensa.

-¿Qué plazos maneja?

-Con los recursos mínimos me gustaría concretarlo en 2002.

-¿Tienen estudios sobre el interés que podría despertar esta iniciativa?

-No conozco que haya sondeos, pero si se extrapola la cantidad de personas que quiere ingresar como soldados, yo le puedo decir que en estos momentos no hay problemas de reclutamiento.

-¿Lo presentaría en el gabinete como una forma de combatir el desempleo?

-Evidentemente, es una idea... Este camino que estamos proponiendo es muy claro, despejado de cualquier tipo de especulación política. Creo que en lugares donde la desocupación es muy alta cubriríamos una necesidad importante.

-¿Cuál sería la cantidad por incorporar por ese sistema alternativo?

-Eso va a depender de la asignación presupuestaria. En lo personal me gustaría repetir la cifra que tenemos en soldados voluntarios. (N. de la R.: el número de soldados voluntarios se acerca a los 30.000)

-De todas maneras, el presupuesto de Defensa tiende a bajar...

-En términos globales, el próximo presupuesto será similar a éste. Lo que pasa es que la situación tan compleja que se vive en el área tuvo que ver con el drástico achicamiento de gastos del segundo semestre combinado con una sobreejecución en el primer semestre. Fue una especie de cóctel explosivo. Podrá subsanarse con una adecuada ejecución presupuestaria el año próximo. Posiblemente habrá que disminuir efectivos en contingentes internacionales, pero se va a mantener la presencia en el mundo. Nuestro presupuesto tiene el 85% del gasto en personal y el 15 es operativo. El objetivo es reconstruir la media internacional: un 65% para personal, un 20% de adquisiciones y 15% operativo. Con esta ecuación mejoraría el sistema de defensa. El gasto del área es rígido en personal, entonces la variable es el presupuesto operativo. Cuando uno piensa en bajar el 5 % del gasto de Defensa se trata del 15% operativo, por lo que se trata de una cifra muy importante.

-¿Cómo queda en esta situación el plan nacional de radarización?

-Tenemos una primera etapa, que llamamos de emergencia, en la terminal Buenos Aires. Estamos instrumentando ya el trabajo de reparación del radar actual para extenderle el alcance de control de tránsito aéreo. En la segunda etapa, nuestra aspiración es que tenga ejecución el año próximo, pero vamos a ver si se puede avanzar. Lo concreto es que en el curso de este año podríamos tener solucionada la parte de la terminal Buenos Aires.

Las tropas de EE. UU.

El ejercicio combinado con ejércitos de los Estados Unidos y países del Mercosur ampliado que se realiza en Salta provocó una nueva controversia alrededor del área de Defensa. Jaunarena explicó:

"Me sorprende la mala información. El ejercicio Cabañas es una típica operación de mantenimiento de la paz de las que han proliferado alentadas por Naciones Unidas. Es una característica del mundo moderno. Me parece que por desinformación pretenden confundir esta típica operación de paz con otro tipo de cosas. La comisión que trató la cuestión aprobó mayoritariamente el dictamen.(N de la R: según fuentes del PJ, la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados recibió el pedido de autorización de ingreso de tropas extranjeras el 28 de junio). Esto no tiene nada que ver con el empleo de fuerzas para la seguridad interior".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.