Los gendarmes de la tragedia viajaban a Jujuy para prevenir disturbios