Macri y Massa endurecen la pelea con la mira puesta en un ballottage

El candidato de UNA desafió a su rival de Cambiemos a un debate "mano a mano", pero el macrismo anticipó su rechazo; pujan por los indecisos, que podrían evitar un triunfo de Scioli en primera vuelta
Jaime Rosemberg
(0)
13 de octubre de 2015  

Se acabaron la diplomacia, la cordialidad y, por lo visto, también las buenas formas de la política. Doce días antes de las elecciones presidenciales, Mauricio Macri y Sergio Massa levantaron el tono de la pelea, que es frontal y se centra en el buen porcentaje de indecisos que podrían modificar su voto de aquí a la trascendental cita del domingo 25 y meter a uno de los dos candidatos opositores en una eventual segunda vuelta.

El candidato de UNA, tercero en la mayoría de los sondeos, insistió ayer en la realización de un nuevo debate "mano a mano" con el postulante del frente Cambiemos, horas después de que el líder de Pro hizo desde Misiones un nuevo llamado a "los votantes de Massa, Stolbizer Rodríguez Saá y Del Caño", y se consideró "listo para representarlos" como candidato de "los que quieren un cambio".

"Siendo consciente del escenario político que estamos viviendo, de la situación de paridad en el segundo lugar entre Cambiemos y nosotros, y sabiendo que la Argentina marcha hacia un ballottage, propongo un debate mano a mano con el ingeniero Macri, para discutir de cara a la sociedad cómo terminamos con la corrupción, cómo llevamos al trabajo a quienes hoy están en los planes sociales, cómo generamos un país que le gane la guerra al narcotráfico y a la inseguridad", desafió Massa ayer durante la presentación de sus propuestas de género.

Desde Pro descartaron de plano y con rapidez la realización del debate, en el que obviamente no estará Daniel Scioli, el candidato kirchnerista cuyo liderazgo en los sondeos nadie discute. "Nuestro único debate va a ser con Scioli antes de la segunda vuelta", afirmó a LA NACION Marcos Peña, secretario de Gobierno porteño y jefe de la campaña nacional de Pro, en un mensaje que luego viralizó por las redes sociales.

Cerca de Macri explicaron la ofensiva de Massa en su "desesperación, porque sabe que se queda fuera de la pelea por la presidencia. ¿Por qué debatiríamos con él si vamos diez puntos arriba?", agregó uno de los principales asesores de Macri. Otro referente calificó de "natural que Massa juegue hasta última hora a acercarse a nosotros", pero juzgó que el "corrimiento hacia el voto útil, o sea hacia Macri, se va a empezar a ver en los próximos días".

Nuevos capítulos

El de ayer fue un nuevo capítulo del contrapunto que desde hace días vienen protagonizando Macri y Massa. Con una carta en Facebook publicada anteayer, Macri hizo un llamado a los votantes de otras fuerzas opositoras con un latiguillo concluyente: "Si vamos a cambiar, cambiemos el 25 de octubre", afirmó. Massa y sus principales dirigentes afirman que el "verdadero voto útil" es el dirigido hacia su fuerza, ya que, evalúa el diputado bonaerense, "todas las encuestas muestran que en segunda vuelta Macri pierde con Scioli y mi responsabilidad es contarle eso a la gente".

Ayer, las encuestas telefónicas quedaron en el centro de la polémica con una denuncia de la aliada de Pro, Patricia Bullrich, hacia el massismo (ver aparte). Más allá del contrapunto, macristas y massistas parecen tener claro hacia dónde apuntan. Según la encuesta de la consultora Poliarquía publicada en la edición de LA NACION del domingo, hay un 5,6 por ciento de los entrevistados que no decidió aún su voto, al que se suma un 2 por ciento que expresó que votará en blanco. Según Mariel Fornoni, directora de Management &Fit, "un veinte por ciento de los encuestados afirma que podría cambiar su voto y un quince por ciento que decidirá entre dos candidatos". De más está decir que es allí, en los votos no cautivos, donde Macri y Massa pretenden obtener algún rédito adicional en un escenario muy similar al de las PASO del 9 de agosto pasado.

En su búsqueda por ampliar su caudal electoral, Macri dio esta semana señales al electorado peronista no kirchnerista. Inauguró el monumento a Juan Perón el jueves, acompañado por Hugo Moyano y el ex presidente Eduardo Duhalde, y sus últimos spots publicitarios hablan de la "Argentina del y, en lugar de la Argentina del o", haciendo un llamado a "terminar con la grieta kirchnerista".

La pelea también se da además en algunos distritos en especial, como la provincia de Buenos Aires y Córdoba, Aferrado a algunas encuestas, que muestran a Massa superando a Macri en el Gran Buenos Aires, el candidato a gobernador de UNA, Felipe Solá, también salió a pedirles a los vecinos que "no tiren el voto" ni en Macri ni en María Eugenia Vidal. "Estamos muy cerca de pasar a Cambiemos a nivel nacional, en la provincia ya los pasamos y estamos creciendo", dijo anteayer Solá, aunque en Pro confían en la performance de la vicejefa de gobierno porteño. Scioli, mientras tanto, convocó a los argentinos "al verdadero voto útil, el que está a favor del país, a lo previsible".

A su vez, Macri y Massa estarán en el conurbano esta semana. Para comprobar que ninguno de los dos renuncia a la pelea para disputar el ballottage.

Polémica por una encuesta telefónica

  • En una campaña en la que hubo cruces de denuncias, sobre todo impulsadas desde usinas oficialistas contra distintos dirigentes opositores, macristas y massistas intercambiaron ayer acusaciones en torno a un sondeo de campaña que beneficiaría al candidato de UNA.
  • Patricia Bullrich, candidata a diputada por Cambiemos en territorio porteño, denunció que en los llamados telefónicos podía escucharse: "Massa ya lo pasó a Macri, ¿usted por qué motivo cree que esto sucedió? Por el caso Niembro; porque Massa es el único que le puede ganar a Scioli en la segunda vuelta, o porque Massa tuvo una campaña basada de propuestas".
  • Bullrich atribuyó la iniciativa a la "absurda desesperación" de Massa, y le pidió que retire "esta campaña mentirosa". Sin embargo, desde el massismo negaron cualquier relación con los llamados telefónicos.

Con la colaboración de Marcelo Veneranda

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.