Menem dijo que jamás pensó en renunciar al ballottage

El ex jefe del Estado, invitado por Mirtha Legrand a su programa de almuerzos televisivos, reiteró sus críticas hacia su rival en la segunda vuelta, Néstor Kirchner, y hacia el gobierno de Eduardo Duhalde Insistió que los militares deberían tomar el lugar de gendarmes y prefectos en las fronteras
(0)
7 de mayo de 2003  • 14:14

El candidato presidencial Carlos Menem participó hoy de los tradicionales almuerzos televisivos conducidos por Mirtha Legrand.

Durante la emisión del programa que transmite América TV, el ex jefe del Estado (único invitado) se explayó sobre diversas cuestiones y propuestas de gobierno, aunque centró su discurso en las críticas hacia los "difamadores" y contra su rival en el ballottage del 18 de mayo próximo, Néstor Kirchner.

Respecto de su contrincante electoral, Menem consideró que en caso de un triunfo del gobernador santacruceño, éste asumiría la presidencia "con poder prestado", en referencia a que lo considera un "delfín" de Eduardo Duhalde.

Asimismo, fustigó al actual primer mandatario, al expresar: "Duhalde llegó al gobierno por golpear a De la Rúa."

" Minga me voy a bajar"

El postulante presidencial del Frente por la Lealtad reiteró que "jamás" pensó en renunciar al ballottage y atribuyó esa versión a "una maniobra del gobierno".

Al hablar con la señora Legrand, Menem recordó que "el primero que lo dijo fue (el duhaldista Daniel) Basile, apenas terminó el acto electoral del 27 de abril. Dije que tan sólo un borracho podría expresarse en esa forma".

"Jamás, antes del 27 de abril lo dijeron y yo recuerdo que en mis discursos decía ´minga me voy a bajar´", manifestó el ex presidente.

"Controlar la ola de delito"

Menem insistió hoy en que la delincuencia debe ser combatida "con las fuerzas de seguridad" y no con los militares, a los que atribuyó una tarea "de frontera".

Menem afirmó que "si no se gobierna, no se termina con esta situación de violencia" y recordó a los cuatro efectivos policiales "acribillados" ayer.

Menem, quien al inicio de su campaña había propuesto que los militares participaran de la represión del delito común, aunque luego varió de postura, volvió a explicar hoy que para él, los militares deberían tomar el lugar de gendarmes y prefectos en las fronteras, para que éstos sí puedan sumarse a "los grandes centros poblados, a controlar la ola de delito".

Dijo que las fuerzas represivas deben "atacar al delincuente, buscarlo antes de que cometa el hecho delictivo".

En cuanto a los piqueteros, sostuvo que pueden "protestar lo que quieran, pero no cortar el funcionamiento de la ciudad, el tránsito, levantar puentes" y agregó que "aplicar la ley no significa reprimir".

Fuente: LA NACION LINE y DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.