Por las fuertes diferencias, crece en UNEN la idea de una ruptura

Carrió y Sanz insisten en que hay que sumar a Macri; Cobos, Binner y Solanas lo rechazan y exigen definiciones a la UCR; mientras, todos avanzan en campañas por separado
Lucrecia Bullrich
(0)
11 de noviembre de 2014  

En el Frente Amplio-UNEN nadie quiere hablar (ni escuchar hablar) de ruptura. Pero el fantasma del cisma se agiganta al compás de los cruces retóricos entre sus protagonistas y de la indefinición sostenida respecto de las alianzas de cara a 2015.

Resultado de esa mezcla de tensión e incertidumbre, Julio Cobos, Hermes Binner, Elisa Carrió, Ernesto Sanz y Fernando "Pino" Solanas están desde hace varias semanas más enfocados en sus campañas por separado que en actividades para "fortalecer el frente", consigna que hasta hace poco era primordial para los cinco.

La semana que pasó dejó muy expuestas las diferencias entre los presidenciables respecto de cobijar o no a Mauricio Macri y a Sergio Massa para afianzarse en la disputa por el poder el año que viene.

Una vez más, la que prendió la mecha fue Carrió. "La alianza con Pro va a salir", aseguró, provocadora, el martes último, después de fotografiarse por segunda vez en 15 días con Gabriela Michetti. El mismo día, Cobos estalló de furia contra la "orga" de la UCR . "No evalúan la magnitud del daño que la indefinición le hace al espacio", le enrostró, aunque sin nombrarlo, a Sanz. La respuesta del jefe de la UCR llegó en un tibio comunicado de la Convención Nacional del partido con un "no hay razones para integrar nuevos miembros" como máxima definición sobre la política de alianzas. Anteayer, sin embargo, Sanz anuló esa definición y planteó todo lo contrario. "Me gustaría ir a una interna con Macri", dijo en un reportaje con el diario El Día.

Reavivó el fuego Solanas, que en una entrevista con LA NACION apuntó a Carrió como la "responsable" de la crisis de UNEN. Cerró el círculo la propia Carrió, que pidió a sus compañeros que "dejen de mirarse el ombligo" y "busquen la unidad" para combatir "el narco-Estado". Completó el panorama Binner. "No compartiremos ninguna alternativa electoral ni con Macri ni con Massa. No seremos parte de un rejunte electoral", advirtió en una reunión del Partido Socialista.

Las posiciones quedaron planteadas con nitidez, tal vez más que nunca antes, pero lejos de resolverse, el dilema sigue abierto, latente, pendiente de resolución. ¿Es viable una "gran interna" entre los precandidatos de UNEN y Macri? ¿Pueden convivir los acuerdos locales con Pro y el massismo para polarizar con el kirchnerismo en las provincias y la aspiración del FAU de diferenciarse de Macri y Massa a nivel nacional? Si prosperara un acuerdo con Macri, ¿qué harían Cobos y Binner, hasta hoy los "dueños" de los votos? ¿Y Carrió? ¿Dejaría el frente si no hubiera alianza amplia con el macrismo? ¿Qué hará Sanz con la UCR? Las preguntas se apilan.

Y mientras tanto, cada cual atiende su juego. Atento a "seducir a los radicales que no quieren ni a Macri ni a Massa", como definen a su lado, Cobos seguirá recorriendo el país. Tiene en agenda viajes a Neuquén y Tierra del Fuego. Además, seguirá reclamándole a Sanz que convoque a la Convención de la UCR. Cree que el partido, dueño de la estructura y el peso territorial, es el que tiene que demarcar la hoja de ruta que luego deberían adoptarían los otros partidos y, en última instancia, el frente.

Binner concentrará la campaña en Buenos Aires. Prevé visitar las principales ciudades antes de fin de año junto con Margarita Stolbizer y sumar irrupciones en terreno porteño para apuntalar a Roy Cortina. A su lado admiten que necesita mejorar el nivel de conocimiento fuera de Santa Fe. Igual que Cobos, Binner cree que "la encerrona de UNEN", como la describió un estrecho colaborador, "tiene que resolverla la UCR". En enero lanzará su candidatura.

Carrió mantendrá el esquema de una actividad en suelo porteño por semana, asociada a la presentación de su último libro, y un desembarco en el conurbano o el interior bonaerense acompañada por su candidato a gobernador Héctor "Toty" Flores. Además, viajará a Entre Ríos.

Sanz viajará hoy a Córdoba, donde la presión por un acuerdo con Macri, a la que se sumó hasta Luis Juez, es muy fuerte. En contra de la aspiración de Cobos y del socialismo, Sanz no prevé convocar a la convención radical. Tampoco volver a reunirse con los radicales que aspiran a gobernar sus provincias y corren con buenas chances.

Solanas seguirá reforzando su perfil legislativo, como hizo en los debates del presupuesto y la ley de hidrocarburos, en las discusiones del Código Procesal Penal y la ley de telecomunicaciones.

Entre los caminos dispares y el rumbo incierto, la amenaza de fractura se mueve a sus anchas.

Macri no quiere disputar una interna con Sanz

  • El jefe de gobierno porteño y aspirante presidencial por Pro, Mauricio Macri, aseguró ayer que "nunca" tuvo "miedo a las internas", pero advirtió que se encuentra en "andariveles distintos" con el titular del radicalismo, Ernesto Sanz, quien lo desafió a competir en las primarias presidenciales de 2015.
  • "Yo nunca tuve miedo a las internas. Si no ganás tu interna, menos vas a ganar la externa, pero él [por Sanz] está en el carril de UNEN y nosotros estamos en la tercera vía con Pro en todo el país", afirmó Macri, en respuesta al planteo del jefe del radicalismo.
  • El senador mendocino afirmó anteayer que le "gustaría ir a una interna con Macri dentro de un mismo espacio", aunque remarcó que no lo ve como compañero de fórmula, pero sí "como una competencia participando de un mismo espacio".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.