Rico deberá disculparse con De la Rúa

Ruckauf dio la orden desde Nueva York; apareció el custodio verdadero.
Ruckauf dio la orden desde Nueva York; apareció el custodio verdadero.
Luis Moreiro
(0)
24 de marzo de 2000  

El ministro de Seguridad bonaerense, Aldo Rico, pedirá disculpas hoy al presidente Fernando de la Rúa, si es que cumple con las instrucciones que le dio ayer el gobernador Carlos Ruckauf.

"El ministro Rico habló hoy (por ayer) conmigo y admitió que se equivocó, por lo que prometió que mañana (por hoy) se retractaría", confió el vicegobernador de Buenos Aires, Felipe Solá, a La Nación .

Horas antes, Ruckauf había instruido en forma telefónica desde Nueva York a Rico, para que hoy aprovechara una misa por realizarse en la basílica de Luján, adonde asistirá De la Rúa, y pida las disculpas pertinentes al Presidente.

El ex militar intentó vincular el lunes último al jefe del Estado con el detenido carapintada Carlos "El Indio" Castillo, al distribuir una fotografía, en la que, supuestamente, se documentaba que Castillo integraba la custodio presidencial.

La estrategia resultó fallida, por lo que Rico prometió finalmente a un alto funcionario del gobierno de Buenos Aires que se retractará, según pudo saber ayer La Nación . Ruckauf, en tanto, deberá decidir el futuro de Rico en su gabinete apenas llegue de Nueva York, donde se negó a dialogar con La Nación .

Como para despejar cualquier duda, ayer la Policía Federal presentó en sociedad a Carlos Alberto Beraldi, el verdadero oficial que apareció en la foto detrás del Presidente. "Hay rasgos muy definidos que no tienen nada que ver conmigo", dijo Beraldi al negar su parecido con Castillo.

Ruckauf quiere que Rico pida perdón

Desde Nueva York, el mandatario bonaerense instruyó a su ministro; las disculpas serían dadas hoy en Luján.

LA PLATA.- Aldo Rico, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, se verá obligado, por el gobernador Carlos Ruckauf, a pedir disculpas públicas por segunda vez en apenas tres meses de gestión.

El ex militar intentó vincular al presidente de la Nación, Fernando de la Rúa, con el detenido carapintada Carlos "El Indio" Castillo, al presentar una foto en la que, supuestamente, este último aparecía como custodio del titular del Poder Ejecutivo.

Rico ya fue notificado del mensaje que se le hizo llegar desde Nueva York -donde está Ruckauf y desde donde se negó a responder las numerosas llamadas de La Nación - y deberá enfrentar hoy a la sociedad para reconocer que se equivocó cuando confundió a un custodio con su amigo Castillo.

Una ceremonia en la basílica de Luján, donde se recordará el Día de los Derechos del Niño por Nacer, será, en principio, el escenario en el que Rico ofrecerá disculpas al Presidente.

"Esta novela terminó aquí", dijo anoche a La Nación una alta fuente del gobierno bonaerense. El mismo informante, sin embargo, no fue concluyente cuando se le preguntó si cabía esperar ulterioridades tras el regreso del gobernador, actualmente de gira por Nueva York y Nueva Orleáns.

Rico había entregado a la prensa una foto en la que, según dijo, aparecía Castillo detrás de Presidente.

El retratado, sin embargo, resultó ser el oficial principal de la Policía Federal, Carlos Alberto Beraldi, que ayer apareció públicamente para certificar que hasta el 17 de marzo había formado parte de la custodia del primer mandatario (sobre lo que se informa por separado).

Tras distribuir la foto de propia mano, operadores de Rico se encargaron de divulgar un comunicado, sin firma ni membrete en el que agregaban que Castillo cumplía funciones en la Secretaría de Inteligencia del Estado.

La Casa Rosada desmintió públicamente a Rico mediante un comunicado que, para el vicegobernador bonaerense, Felipe Solá, no había sido concluyente. Anteayer, Solá -en ejercicio del Poder Ejecutivo- reunió a la prensa en la sala de periodistas de la Casa de Gobierno provincial para solicitar que Beraldi apareciera públicamente para no dejar ninguna duda.

Su pedido fue rápidamente satisfecho desde el Ministerio del Interior. El policía ratificó ser el que aparece en la foto, con lo que demostró la falsedad de los dichos de Rico, tal como aseveraba la Casa Rosada.

Ayer, media hora antes de la conferencia de prensa de Beraldi, Solá mantuvo una larga charla telefónica con Ruckauf. Allí se decidió obligar al ministro a pedir disculpas por su error.

El ex carapintada ya había pasado por la misma situación en febrero último, tras insultar y amenazar a tres reporteros gráficos en la ciudad balnearia de Pinamar.

Según trascendió de fuentes oficiosas, durante la tarde de ayer también hubo varias llamadas telefónicas desde la Cámara de Senadores de Buenos Aires -sede del despacho de Solá- con las más altas esferas del gobierno nacional. Allí se habría acordado "bajar los decibeles" de la disputa.

Rumores de renuncia

Los rumores sobre la renuncia de Rico, mientras tanto, corrieron durante toda la jornada de ayer.

Rico, al tratar de poner distancia de la hoguera en la que estaba envuelto, dedicó gran parte del día a recorrer la departamental Azul de la policía provincial, donde entregó patrulleros.

Sus voceros dijeron que no estaba dispuesto a volver a hablar del tema y que "jamás" había pensado en presentar su renuncia.

Aquí, en tanto, corrían nombres de posible reemplazantes. En la lista aparecieron Luis Patti, José María Díaz Bancalari (ex ministro de Eduardo Duhalde) y Carlos Soria, antecesor de Rico, también durante la gestión de Duhalde.

El dislate, en realidad, comenzó el lunes último por la mañana cuando la foto apareció, casi al mismo tiempo, en el Ministerio de Seguridad y en la sala de periodistas de la Casa de Gobierno.

Se sospecha que alguien relacionado con los medios e indirectamente con el ministerio, encontró la foto en un archivo. La nota gráfica, que había sido enviada por la agencia DyN en su servicio diario del 24 de febrero último, cobró rápidamente notoriedad.

Esa tarde, mientras se aguardaba la presencia del ministro para dar una conferencia de prensa en la Jefatura Departamental La Plata, una copia circuló entre los periodistas. Rico la vio y la colocó boca abajo sobre la mesa. La tuvo durante los 20 minutos mientras daba a conocer los detalles de un crimen y, antes de irse, la dio vuelta y frente a las cámaras de TV dijo "aquí les dejo una foto de Castillo con el presidente De la Rúa".

Cientos de hipótesis y especulaciones corrieron desde entonces. "Sabía lo que hacía y estaba avalado por los estratos más alto del Gobierno", esgrimió un legislador nacional del PJ. "Aquí -por el Congreso de la Nación- se rumorea que Ruckauf tiene que distanciarse de de la Rúa", sentenció.

Un senador justicialista, pero de la legislatura provincial, fue más directo y llano. "Compró pescado podrido y le puede costar caro", definió.

Radicales y frepasistas, en tanto, no terminaban de ponerse de acuerdo en la política por seguir. Mientras la UCRse encolumnaba detrás de un pedido de renuncia, el Frepaso pretendía que "Ruckauf pagara el costo político" de tener a Rico en su gabinete.

El abanico político en pleno, sin embargo, coincidió en un punto: operación de por medio, o sin ella, el gobernador no va a relevar a un ministro desde el exterior.

Si esto es así, tal vez, ayer sólo haya terminado un capítulo de esta novela.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.