Suscriptor digital

Rico puso su cargo a disposición de Ruckauf

Lo hizo mediante una carta en la que no escribió la palabra renuncia, aunque abre el camino a la definición que tomará hoy el gobernador, al volver al país
(0)
31 de marzo de 2000  

El gobernador Carlos Ruckauf anunciará hoy si ratifica o releva a su ministro de Seguridad, Aldo Rico, quien ayer, aunque indirectamente, puso el cargo a disposición del mandatario bonaerense. En una carta dirigida al gobernador, el ex carapintada expresó: "No seré obstáculo para su brillante conducción de Estado. El pueblo de San Miguel, que me eligió con su voto, me está esperando y estoy dispuesto a volver a él cuando usted lo disponga".

Rico, que desde que asumió como ministro goza de licencia en ese municipio, se reunirá hoy con Ruckauf, durante el encuentro del gabinete provincial que presidirá el gobernador a las 11.30, al haber adelantado un día su regreso del exterior.

En su carta, Rico proclamó su lealtad con Eduardo Duhalde.

La llegada del mandatario estaba prevista para primera hora de hoy, proveniente de Florianópolis, Brasil, donde estuvo con su antecesor, Duhalde. Así quedó develado el destino de Ruckauf, luego de que sus funcionarios y voceros afirmaran durante los últimos días que se hallaba de descanso en los Estados Unidos.

Mientras colaboradores de confianza del gobernador apostaban anoche a que la suerte de Rico ya estaba echada, no había tal contundencia a la hora de confirmar quién será su sucesor. Al nombre del actual ministro de Justicia, Jorge Casanovas, ayer se sumó el del titular de la cartera política, Raúl Othacehé, quien, precisamente, anoche tenía en su poder la carta que Rico dirigió a Ruckauf.

Rico, dispuesto a regresar a San Miguel

Ofrece terminar su mandato como intendente; así se lo hizo saber por escrito a Ruckauf; oficialmente, no habla de renuncia.

LA PLATA.- Aldo Rico, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, dejó anoche abierto el camino para que el gobernador Carlos Ruckauf decida sobre su futuro. El ex militar carapintada lo hizo mediante una carta de tan sólo 20 líneas, cuidadosamente redactada en la que no utiliza la palabra renuncia. En su lugar reza: "No seré obstáculo para su brillante conducción de Estado".

A renglón seguido, Rico se muestra dispuesto a regresar a la intendencia de San Miguel. "El pueblo que me eligió con su voto me está esperando y estoy dispuesto a volver a él cuando usted lo disponga".

Fuentes de la Alianza bonaerense se mostraron particularmente seguras de que Ruckauf, finalmente, le pedirá la dimisión a Rico.

No se descarta que en forma reservada un emisario del gobernador les haya anticipado a los principales referentes de la UCR y del Frepaso la decisión del mandatario en ese sentido. Un gesto de ese tipo, se entiende, aseguraría a Ruckauf un fuerte consenso parlamentario para avanzar en leyes que aún no fueron votadas.

El justicialismo ganó la gobernación provincial, pero no cuenta con mayoría parlamentaria en ninguna de las dos cámaras de la Legislatura.

Reemplazante

Los que daban por descontada la renuncia de Rico -y que no sólo se contaban en las filas de la Alianza- barajaban también los nombres de, al menos, dos candidatos para sucederlo.

Al ya conocido de Jorge Casanovas, actual ministro de Justicia, se le sumó el de Raúl Othacehé, titular de la cartera de Gobierno.

Ninguno de los dos reconoció ayer haber recibido un ofrecimiento por parte del gobernador, pese a que fuentes confiables confirmaron que el sábado último Ruckauf sondeó telefónicamente a Casanovas, quien se encontraba en San Pablo, Brasil.

El ex militar carapintada, que desató la primera gran crisis en el actual gobierno bonaerense luego de intentar vincular a su amigo Carlos El Indio Castillo con la figura del presidente Fernando de la Rúa, también sostiene que se siente víctima de la Alianza. "Se ha dedicado a difamarme", opina Rico.

Luego de deslizar en forma oficiosa los términos de su misiva, Rico se reunió con la plana mayor de la policía provincial. Por la noche, los invitó a cenar en un selecto restaurante platense.

Uno de los comensales, consultado por La Nación , dijo que vio al ministro "apichonado" y consideró el encuentro como una despedida.

El gobernador -que ya tomó una decisión- regresará a la Argentina a primera hora de esta mañana. A las 11.30 tiene previsto presidir una reunión de gabinete provincial en la que, se supone, anunciará si acepta la salida de Rico del gobierno provincial.

Ayer, Ruckauf hizo una escala no prevista en su viaje de regreso de los Estados Unidos. Sorpresivamente, decidió pasar por las playas de Florianópolis, en Brasil, donde se encuentra de vacaciones el ex gobernador Eduardo Duhalde.

El mandatario y el jefe político del Partido Justicialista bonaerense mantuvieron una prolongada reunión en la que el tema central fue Aldo Rico.

Sólo Ruckauf

Todas las fuentes oficiales consultadas por La Nación , a su vez, fueron coincidentes en un sentido:"La existencia de la carta de Rico de manera alguna significa que ya se haya ido del cargo. Esa respuesta sólo la puede dar Ruckauf y, hasta ahora, nadie la conoce".

Ruckauf, que viajó al exterior el 21 del actual en horas de la noche, tenía previsto volver mañana. Ayer a la mañana, sin embargo, se comunicó con el vicegobernador, Felipe Solá, para anunciarle que hoy estaría en La Plata para comandar una reunión de gabinete. Aunque nadie lo dijo, a partir de ese anuncio se supo que la crisis política había ingresado en su fase terminal.

En la Legislatura provincial, los más altos referentes de la Alianza daban por descontada la separación de Rico de su cargo.

"Sería un signo evidente de que el gobernador, tal como prometió durante la campaña electoral, prefiere el consenso político", afirmó el senador Eduardo Sigal.

Durante toda la jornada de ayer en el Ministerio de Seguridad se dejó trasuntar un extraño bajo perfil.

Tal como había anticipado La Nación , Rico se abstuvo de concurrir al partido de Malvinas Argentinas, donde su intendente, Jesús Cariglino, preparaba un acto en su apoyo.

A la ceremonia sólo asistieron Washington Cruz, secretario de Relaciones con la Comunidad, y Jorge Poggi, el verborrágico vocero del ministro.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?