Rodríguez Saá, cerca de la neutralidad

El ex gobernador puntano intentará que el congreso partidario no se pronuncie en favor del candidato del duhaldismo
Gustavo Ybarra
(0)
3 de mayo de 2003  

SAN LUIS.- La suerte de Carlos Menem parece estar echada. Si alguna esperanza abrigaba el ex presidente de que Adolfo Rodríguez Saá se jugara a apoyarlo en el ballottage del próximo 18, hoy recibirá la mala noticia de que el Movimiento Nacional y Popular (MNyP), que él lidera, no se pronunciará en favor de ninguno de dos postulantes que lucharán por convertirse en el próximo mandatario.

Más aún, Rodríguez Saá tendrá que hacer fuertes esfuerzos para evitar que la mayoría de los miembros del comando nacional del MNyP no se impongan en una votación y lo obliguen a pronunciarse por el gobernador santacruceño Néstor Kirchner.

El encuentro reunirá a más de un centenar de dirigentes de todo el país en el hotel Cruz de Piedra, a unos 20 kilómetros de esta capital y uno de los tantos negocios que figuran a nombre de algún integrante de la familia Rodríguez Saá en esta provincia.

Por eso, anoche en círculos cercanos al dirigente puntano se especulaba con que la decisión final del plenario podría terminar convirtiéndose en una virtual "libertad de acción".

Es que Rodríguez Saá pretende mantener su posición de exigir, a cambio de volcar su simpatía en el ballottage, que el agraciado se comprometa a instrumentar las 125 medidas que proponía hacer en los primeros 100 días de un eventual gobierno suyo.

"Acá tres millones de personas no votaron ni a Menem ni a Kirchner, sino que eligieron un plan de gobierno con 125 medidas iniciales; el que las cumpla tendrá nuestro apoyo", explicó Luis Lusquiños a LA NACION la postura del "adolfismo puro".

-¿Y si nadie las acepta?

-Entonces nadie tendrá nuestro apoyo, respondió el ex diputado nacional.

Sin embargo, entre las huestes del MNyP existe un fuerte componente antimenemista y que parece difícil de contener, incluso para un cultor de las conducciones verticalistas como el ex gobernador puntano. De hecho, fuentes "adolfistas" confiaron a LA NACION que el candidato a gobernador de Mendoza por el MNyP, Roberto Roitman, debió soportar la reprimenda de Rodríguez Saá por haber anticipado que votaría contra Menem en el ballottage.

Pero Roitman no fue el único que se anticipó a una decisión orgánica como la que el MNyP adoptará hoy. El porteño Enrique Rodríguez dijo que votará en contra del ex presidente y ya escucharon voces de rechazo a cualquier acuerdo con el riojano por parte de la pata sindical del adolfismo (de lo que se informa por separado).

Ayer, se sumaron a esa tendencia más voces, como la del diputado nacional Daniel Carbonetto (Polo Social), que aseguró que "Kirchner no es el proyecto adecuado, pero votar contra Menem es terminar con 10 años de un modelo económico terrible", y de Dignidad Peronista, que lidera Aldo Rico, quien no no asistirá al plenario. Sí lo hará su yerno, Luis Soaje, quien dijo que su sector "está en contra de Menem y de Duhalde (Eduardo)".

-¿Entonces también están contra Kirchner?

-Repito, estamos contra Menem y Duhalde, insistió Soaje.

En medio de este clima antimenemista -sólo el porteño Pablo Challú apuesta a Menem-, Rodríguez Saá tendrá que esforzarse para imponer una postura que ni él mismo comparte.

Es que si fuera por los Rodríguez Saá el MNyP votaría para derrotar Menem, ya que es largo el historial de enconos que los hermanos le guardan.

En la decisión de no jugarse pesan varias razones, una de ellas es la posibilidad de que ante un pronunciamiento contrario la Corte Suprema de Justicia termine perjudicando a la provincia en la causa por la que pelea la devolución de los fondos atrapados en el corralito. Tampoco quieren darle a Kirchner un apoyo que no vino a buscar a esta provincia, como sí lo hizo Menem el miércoles último.

Evaluación electoral

Pero varios dirigentes del MNyP consideran que la postura del ex mandatario puntano es, de por sí, una forma de darle la espalda al ex presidente. "Esas medidas son inaceptables para un candidato que tiene a hombres de ideas ortodoxas y ultraliberales como Pablo Rojo y Jorge Castro en su eventual gabinete", explicó Carbonetto.

Además, el plenario servirá para analizar el resultado de la elección. Se anticipa un áspero debate con los dirigentes bonaerenses, en particular con los seguidores de Rico. "Alguna explicación van a tener que dar (los riquistas) cuando en el distrito se esperaba el 18 por ciento y sacamos el 14", afirmó una fuente de confianza del ex candidato presidencial.

Pero así como habrá tirones de oreja -todo indica que la sociedad con Rico estaría por llegar a su fin-, en el MNyP también se premia a los que hicieron bien la tarea. Esto fue lo que ocurrió ayer cuando Rodríguez Saá encabezó un plenario reservado sólo a los dirigentes de la región de Cuyo.

Así, Roitman y el postulante a la vicegobernación de San Juan, Alberto Hensel -Roberto Basualdo, el principal referente no pudo asistir-, fueron premiados con un extenso aplauso y el honor de sentarse junto a los hermanos Rodríguez Saá en la cabecera de la mesa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.