Tras la carta de Cristina, el kirchnerismo duro reclama ampliar la Corte Suprema y amenaza con impulsar pedidos de juicio político