Videla debe seguir preso, según Becerra

El procurador consideró que los delitos que se le imputan son imprescriptibles
El procurador consideró que los delitos que se le imputan son imprescriptibles
(0)
24 de agosto de 2001  

El procurador general de la Nación, Nicolás Becerra, rechazó ayer un planteo formulado por el ex presidente de facto Jorge Rafael Videla y opinó que los delitos de sustracción y ocultación de varios menores durante la última dictadura que le imputa el juez federal Rodolfo Canicoba Corral son imprescriptibles, por lo que ex el general debe continuar detenido y sometido a juzgamiento.

Según Becerra, Videla, "en su calidad de comandante en jefe del Ejército, habría ordenado un plan sistemático destinado a apoderarse de menores".

La causa contra Videla, Emilio Massera, Jorge "El Tigre" Acosta y otros altos ex oficiales se inició hace tres años, con una denuncia que presentaron las Abuelas de Plaza de Mayo, para que se condene a esos ex militares por haber organizado y ejecutado un plan sistemático para la sustracción de hijos de desaparecidos.

En su oportunidad, el entonces juez federal Adolfo Bagnasco citó a indagatoria a todos esos ex oficiales, pero Videla, para oponerse a la indagatoria, sostuvo que los delitos que se le imputan habían prescripto, pues él había abandonado la función pública hacía 20 años, y que ya fue juzgado por esos hechos cuando, en 1985, fue enjuiciado por la Cámara Federal, que lo condenó a reclusión perpetua por desaparición de personas mayores de edad.

Doble juzgamiento

Este último planteo, sobre el doble juzgamiento, está a estudio de la Corte Suprema de la Nación y la circulación del expediente virtualmente se paralizó cuando trascendió que tres ministros pensaban darle la razón al oficial destituido.

En cambio, el primero de los planteos, sobre la prescripción de la acción penal que tiene el Estado para perseguir esos delitos, fue rechazada por la Sala I de la Cámara Federal -integrada por los camaristas Luisa Riva Aramayo y Horacio Vigliani- y pasó a estudio del procurador general.

Becerra, en un extenso y fundado dictamen que ayer envió al máximo tribunal y al que accedió LA NACION, opinó que el recurso extraordinario presentado por la defensa de Videla debe ser rechazado.

Para eso, Becerra sostuvo que, en el orden jurídico nacional, los delitos de ocultamiento y sustracción de menores no prescribieron. Pero, además, afirmó que en el orden internacional, esos delitos directamente son imprescriptibles.

El dictamen

En su dictamen, Becerra afirmó:

  • El delito de sustracción de menores no cesa de producirse mientras esa persona permanezca secuestrada. A partir del momento en que reaparece, sí debe contarse el plazo de prescripción.
  • Los dos niños cuyo secuestro se imputa a Videla reaparecieron en 1995 y 1998, por lo que aún no transcurrió el plazo de diez años que establece la legislación argentina para considerar que la acción penal se haya extinguido.
  • Pero, fundamentalmente, Becerra hizo hincapié en diversas convenciones y tratados de derechos humanos, algunos de ellos incorporados a la Constitución Nacional, por lo cual los crímenes contra estos derechos son imprescriptibles.
  • Verdadera identidad

  • Una joven de 24 años que cuando tenía 13 días de vida fue secuestrada junto con sus padres, que permanecen desaparecidos, recuperó su identidad mediante pruebas de ADN que acreditaron, con un 99,96 por ciento de certeza, que es hija biológica de Hilda Ramona Torres y Roque Orlando Montenegro, informó ayer Abuelas de Plaza de Mayo, que precisó que la chica, cuya filiación es Hilda Victoria Montenegro, fue ilegalmente inscripta como María Sol Tetzlaff. La joven fue secuestrada en 1976 y apropiada por el coronel Hernán Antonio Tetzlaff, indicó la entidad defensora de derechos humanos.
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.