Londres: la arquitectura brutalista se impone con estilo british