Opinión. El sector, entre el presente y lo que viene