Los cambios en las formas de vida cambian los proyectos

Los diseños y los materiales que se imponen a la hora de concebir construcciones flexibles y amigables con el medio ambiente
Los diseños y los materiales que se imponen a la hora de concebir construcciones flexibles y amigables con el medio ambiente
Lucila Lopardo
(0)
15 de junio de 2019  

Desde plantear los diseños a partir de las condiciones naturales, pasando por la aplicación de nuevos materiales y tecnologías, hasta plasmar en los edificios en los que trabajamos y vivimos las costumbres y nuevas formas de vida que se llevan a cabo en las grandes ciudades. Estos son solo algunos de los temas que se plantearon el pasado martes en el encuentro de real estate realizado por la nacion en el hotel Four Seasons.

En un panel moderado por el periodista Ignacio Federico, Valeria del Puerto, presidenta del Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo y titulardel estudio del Puerto-Sardin arquitectos; Cynthia Goytia, directora del Centro de Investigaciones de Políticas Urbanas y de Vivienda (Cipuv) de la Universidad Torcuato Di Tella; Martín Mom, gerente General de Rehau para Sudamérica; y Pablo Saubidet, cofundador y director de la desarrolladora Nomada; hablaron como, cada uno, desde su lugar, observa una nueva tendencia que se refleja tanto en los métodos constructivos, en los procesos de reformas y en la manera en que se viven los espacios del siglo XXI.

Del Puerto habló de la importancia de diseñar según el contexto y contó la experiencia del estudio de su estudio a cargo del proyecto de "Torres Vernáculas", dos construcciones ubicadas en Ulan Bator, capital de Mongolia, conocida como una de las ciudades más frías del mundo. "Hicimos viviendas con 60 centímetros de pared, de muro, para no hacer lo que se hace en general en cualquier situación o latitud, que son torres vidriadas. Por eso, surgió la idea de las torres vernáculas, con mucho muro poca ventana y armando invernaderos y situaciones donde se filtra el frío y el calor y hace que no sea necesario intervenir con tanto gasto energético", explicó.

Con este caso concreto, del Puerto aclaró que la sustentabilidad tiene que estar planteada como concepto de diseño desde la concepción del edificio. "La idea principal es buscar estrategias sustentables de diseño y que, si después se suman sistemas de tecnologías de mayor costo eso sea agregado posible pero no fundamental. Lo importante es que la construcción sea sustentable durante el proceso, para habitarla y después para su mantenimiento", dijo.

Mom, de Rehau, la firma enfocada en equipamientos para el hogar, entre los que se destacan las ventanas de PVC y los sistemas de climatización aportó su punto de vista sobre las nuevas tecnologías y materiales. "La casa tecnológica es algo ideal, pero antes que ella tiene que existir el concepto de la sustentabilidad. Si queremos ahorrar, primero vamos a tener que construir para tener una buena aislación -es decir, un 'buen envolvente'- y más tarde podemos pensar en los productos que se ofrecen en el mercado", dijo Moms, en línea con lo planteado por del Puerto. Aunque reconoció que es difícil hablar de una cifra de ahorro general que pueden dar los sistemas de calefacción en base a energías renovables o la incorporación de los ventanales de PVC, contó que el más eficiente al momento es la calefacción con "suelo radiante" y explicó que en Austria y Alemania la firma ya instaló fuertemente los sistemas de calefacción renovables por geotermia -por agua- y aerotermia -por aire- que consiste en una tubería especial que permite contar con sistemas de calefacción y refrescamiento al mismo tiempo.

Goytia, de Di Tella, habló de la importancia que tiene llevar la sustentabilidad al desarrollo urbano. "Hay un cambio de concepción con respecto a la sustentabilidad. Antes pensábamos que era un lujo de las ciudades que pueden implementar este tipo de proyectos. Hoy entendemos que es una necesidad y que temas como eficiencia energética deben ser prioridad para políticas urbanas y de vivienda. Y desde el urbanismo trabajamos en estas cosas", contó la especialista que definió al área metropolitana de Buenos Aires como una "región con grandes desequilibrios y desafíos en la gestión del crecimiento urbano. Hoy estimamos que en la ciudad habitan 3 millones de personas y hay otras 15 millones en la región metropolitana", subrayó. En 2019 entró en vigor el nuevo Código de Planeamiento Urbano en la Ciudad de Buenos Aires que, entre otros puntos, reglamenta la construcción de microdepartamentos de 18 metros cuadrados más baño y podrán formar hasta el 50 por ciento de un edificio. "Es una tendencia que tiene que ver con grandes ciudades. Esto pasa en Nueva York, Miami, Japón. En las urbes donde el terreno es costoso y se revierte la forma tradicional de vivir", desarrolló Goytia para quien esta reglamentación llevará a la construcción de edificios con más áreas comunes y espacios de uso compartido y colaborativo. "Hoy en día se reduce la superficie privada y se amplían las compartidas con diferentes orientaciones, la experiencia está ganando por encima de vivir de la manera tradicional", agregó.

Más proyectos

La necesidad de ambientes sustentables y con formatos colaborativos es un fenómeno que está llegando al segmento de viviendas pero que, en la Argentina, ya se ve en el mercado de oficinas.Hace algún tiempo dos jóvenes se acercaron a Pablo Saubidet, cofundador de la empresa de telecomunicaciones, Iplan, para venderle unidades en pozo de un emprendimiento inmobiliario que estaban desarrollando. "Me enamoré de ellos, a tal punto que hoy son mis socios. Les dije no me interesa comprar nada sí asociarme con ustedes", contó. Cinco años después la intuición de Saubidet se hizo realidad. En el distrito tecnológico de Parque Patricios ya llevan construidos los edificios Tesla I y Tesla II, este último es el primer edificio triple A de la zona y lo alquilan a clientes como Mercado Libre, Huawei o el banco ICBC. "Tiene el rooftop más alto de Buenos Aires, con 1300 metros. Nuestro twist es que ponemos en el centro al talento humano que habita las oficinas", aseguró Saubidet. Salvo excepciones, el desarrollador consideró que la oferta local está disociada con las nuevas tendencias. "Hace falta hacer edificios que exigen mucha financiación del mercado en donde a diferencia del residencial no te podés financiar con la preventa", explicó y anunció que a partir de la regulación de la Ley de Financiamiento Productivo, Nomada tendrá listo para octubre un fondo común de inversión cerrado que seguirá apostando a proyectos corporativos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.