LUGARES


EN FOTOS

La vida de los menonitas en Santiago del Estero


Por Ana van Gelderen

Fotos de Guillermo Llamos

Un martes 鈥揺l 煤nico d铆a de la semana que usa el tel茅fono de su secretaria鈥 Cornelio Loewen coordina para recibirnos en la colonia donde vive.

Con amabilidad indica: "Campo 11, Colonia Norte. Sobre el kil贸metro 76 de la ruta 176. Hay un gran galp贸n y silos". Agrega que queda a 20 kil贸metros de Las Delicias, un pueblo que est谩 a casi tres horas de la capital de Santiago del Estero. Cuando llegamos 鈥揺l mi茅rcoles siguiente鈥 y mientras convida un mate con roscas en el living de su casa detalla: "Somos 600 habitantes y m谩s de cien familias".

Cornelio tiene una metal煤rgica que funciona con grupo electr贸geno porque en la colonia no hay tendido el茅ctrico. Trabaja desde las ocho de la ma帽ana hasta las 11.30, cuando hace un alto para almorzar durante una hora. A las 15 vuelve a cortar para tomar unos mates y sigue hasta la tardecita. As铆 todos los d铆as, menos los domingos, "que son para el Se帽or y para reunirse con los parientes".

Todos hablan bajo alem谩n. Los hombres son los 煤nicos que manejan el espa帽ol, en mayor o menor medida. Las mujeres no, excepto dos en toda la comunidad. "Me gustar铆a que mi esposa aprendiera, pero tampoco le hace demasiada falta. Los hombres lo sabemos por trabajo. Lo usamos con ustedes, 'los de afuera'. Nadie lo ense帽a de manera formal", se帽ala Cornelio.

Los menonitas van a la iglesia el 煤ltimo d铆a de la semana, por la ma帽ana y usan ropa especial. La religi贸n les proh铆be participar en pol铆tica. No votan en las elecciones nacionales. Tienen jefes en sus colonias, que son elegidos por ellos. Y, adem谩s, pastores y ministros.

Los ni帽os menonitas van a la escuela que hay en cada campo, desde las siete de la ma帽ana hasta las tres de la tarde. S贸lo cursan la primaria y despu茅s empiezan a trabajar, si son varones. O a hacer las cosas de la casa, si son mujeres. "Cocinan, limpian y confeccionan la ropa. No tienen un sueldo. Est谩n para la casa y las compras", apunta Cornelio. En la cabeza, debajo del pa帽uelo, llevan trenzas que se hacen los mi茅rcoles y los domingos.

Los menonitas no se casan con 'los de afuera'. S贸lo hay intercambio con las colonias de los distintos lugares de la Argentina (Pampa de los Guanacos, tambi茅n en Santiago del Estero, Guatrach茅 en La Pampa, y Nueva Galia, San Luis, entre otras) o del mundo.

Se casan los s谩bados, pasan una semana visitando a la familia y completan el rito el s谩bado siguiente. Los funerales duran tres d铆as, porque hay que esperar que todo el clan est茅 avisado. Los menonitas no manejan, ni tienen auto: se mueven en sulky a caballo que llaman boogie. S铆 pueden usar remises, para ir a la ciudad. Utilizan los hospitales para los partos, urgencias o internaciones.

Cornelio relata que naci贸 en la colonia de Chihuahua, M茅xico, y lleg贸 a La Pampa cuando ten铆a tres a帽os. Es hijo de carpinteros y tras la crisis del 2001, se volc贸 a la metal煤rgica. Hace once a帽os que se mud贸 a Santiago del Estero, con los primeros que se animaron a desmontar para producir la tierra.

"Donde yo nac铆 todos tienen luz y camioneta. Hay colonias que est谩n m谩s avanzadas que las nuestras en relaci贸n a la tecnolog铆a. A nosotros cada vez nos cuesta m谩s... Vamos quedando m谩s lejos de todo, porque antes las cosas se hac铆an personalmente y ahora, por tel茅fono", lamenta Cornelio.

En la colonia menonita de Las Delicias en Santiago del Estero, los principios de Menno Simons, fundador de la doctrina hacia 1536, gozan de muy buena salud.


Edici脫n fotogr谩fica: Mariana Eliano

Cargando banners ...