Coronavirus y vitamina D: la relación que hallaron investigadores europeos