Frontera norte: preocupa el hallazgo de un subfusil táctico y cañones de otros 5

El armamento fue encontrado en manos de un pasajero en un ómnibus que había partido desde Puerto Iguazú
El armamento fue encontrado en manos de un pasajero en un ómnibus que había partido desde Puerto Iguazú Crédito: Ministerio de Seguridad
Daniel Gallo
(0)
9 de julio de 2019  • 18:39

Con la frontera norte en alerta máxima tras el copamiento de un pueblo en Paraguay por parte de una banda integrada al menos por 50 atacantes, el hallazgo de un subfusil táctico y cañones de otras cinco armas similares llamó la atención a las autoridades nacionales. Ese armamento calibre 5.56 fue encontrado en el doble fondo de un bolso, situación detectada durante la inspección de un ómnibus de larga distancia en el kilómetro 1606 de la ruta nacional 12. La patrulla de la Gendarmería arrestó al hombre que portaba ese subfusil -desarmado- y las piezas y cargadores de otras cinco unidades. El sospechoso, de nacionalidad brasileña, había subido en la ciudad de Puerto Iguazú y se dirigía a Posadas.

El Ministerio de Seguridad vinculó ese hallazgo con el violento ataque a un banco en la localidad paraguaya de San Pedro, donde un numeroso grupo de asaltantes utilizó explosivos, fusiles militares y francotiradores para alcanzar el botín. Los funcionarios paraguayos detallaron que los agresores usaron municiones de 7.62 y 5.56, calibre ese último que corresponde con los subfusiles encontrados en el ómnibus que se dirigía a Posadas. Los investigadores paraguayos estiman que se se trató de un golpe del Primer Comando Capital (PCC), uno de los más poderosos grupos narco brasileños, que busca extender su radio de acción.

La actividad del expansionista PCC es una de las preocupaciones del Ministerio de Seguridad de la Nación. Patricia Bullrich mantiene contactos con sus pares en Paraguay y Brasil frente a una amenaza que, si bien mantiene su campo de acción fuera de las fronteras nacionales, puede provocar peligros locales por el movimiento de armas y sicarios.

El sospechoso portaba piezas de seis subfusiles calibre 5.56
El sospechoso portaba piezas de seis subfusiles calibre 5.56 Crédito: Ministerio de Seguridad

Para los funcionarios del Ministerio de Seguridad, las piezas de armas encontradas por la Gendarmería también están relacionadas con el intento de contrabando de armamento militar que fue descubierto en los últimos días del pasado mes. En ese procedimiento, denominado Palak. se encontraron armas de puño, fusiles tácticos, rifles de francotiradores de larga distancia, minas antipersonales, granadas, armamento pesado para apoyo de la infantería. Todo lo necesario para equipar a un batallón militar. Ese poder de fuego estaba en manos de una organización criminal que buscaba abastecer a grupos narco brasileños. Fueron incautadas en nuestro país más de 2500 armas, entre las que se encuentran 1262 fusiles tácticos.

Los investigadores aseguran que ese armamento -incluido un cañón antiaéreo de 20mm con miles de municiones disponibles- tenían como destino a bandas como el PCC, que anteayer concretó el brutal copamiento de una localidad paraguaya, sustentado por un importante poder de fuego. Aquellos que conocieron los pormenores del caso, afirmaron que la clave de esa red criminal eran los intermediarios que lograron conectarse con coleccionistas de armas locales para establecer un sistema de transferencias de piezas de armas mediante encomiendas desde los Estados Unidos -allí fue presentado el caso por Homeland Security, el principal departamento de investigaciones norteamericano-, España y Alemania. Aquí se armaban los fusiles que deberían haber sido enviados a la ciudad paraguaya de Pedro Juan Caballero, donde llegarían a manos de los narco brasileños mediante la conexión de un traficante que aún es buscado por las autoridades de la Argentina, Brasil y Paraguay.

Durante la preparación del golpe contra el tráfico de armas se intentó seguir una línea de investigación que demandaba la entrega controlada de ese arsenal en Pedro Juan Caballero. A las autoridades argentinas no les convenció esa alternativa de permitir la salida de esas armas para un potencial seguimiento judicial en Pedro Juan Caballero, epicentro del tráfico de marihuana en América latina y ciudad fronteriza que tiene al simple cruce de una avenida como límite entre Paraguay y Brasil. Se evaluó que era alto el riesgo de perder de vista ese peligroso cargamento bélico, por lo que se optó por concretar los allanamientos antes de que se consolidase el envío hacia Paraguay.

El arma táctica, otros cinco cañones similares y varios cargadores fueron detectados en el doble fondo de un bolso
El arma táctica, otros cinco cañones similares y varios cargadores fueron detectados en el doble fondo de un bolso Crédito: Ministerio de Seguridad

El problema representado por las armas tácticas en la zona de Pedro Juan Caballero es visible no solo por la presencia de narcos brasileños. El llamado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) también opera en ese lugar, donde se encuentran las más grandes plantaciones de marihuana. Informes de seguridad señalan que esa guerrilla -cuyo rastro de encontró alguna vez del lado argentino- no alcanzaría los 80 integrantes. Suficiente cantidad de miembros como para vincularse con redes del narcotráfico y sumar recursos mediante secuestros extorsivos. Su carta de presentación internacional llegó en 2004 con el rapto y asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex presidente paraguayo Raúl Cubas Grau.

En la Argentina se notó la presencia de esa organización criminal en 2015 cuando una patrulla del Ejército -en supuesta búsqueda de un terreno para maniobras- se topó con una zona de acopio de 1500 kilos de marihuana. Los paquetes con la droga tenían impresa la sigla EPP.

Esa guerrilla, una de las pocas activas en América latina, provocó un golpe de efecto importante pocas horas después de conocerse el masivo ataque en la localidad paraguaya de San Pedro. Un grupo que se identificó, según reportes en medios paraguayos, como el brazo indígena del EPP atacó en una estancia en las afueras de Pedro Juan Caballero y mató al propietario. Fueron más de 20 los agresores, también con armas tácticas como en el caso del robo al banco.

Ese movimiento en el vecindario de organizaciones criminales con armamento pesado -algo no observado aún en los grupos narco locales- generó preocupación en las autoridades argentinas que ordenaron el refuerzo de la vigilancia fronteriza. El hallazgo del subfusil táctico calibre 5.56 y de varios cañones similares llevó a mantener el nivel de alerta en el norte.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.