Lo convencieron de ir a una cita romántica a través de Facebook: eran policías que querían atraparlo