24 de abril: Día
Mundial contra la
Meningitis

La fecha se creó con miras a aumentar la conciencia a nivel global sobre esta enfermedad que puede causar la muerte en 24 horas. También para destacar la importancia de la vacunación como estrategia fundamental para prevenirla.

Los adolescentes (que según las Naciones Unidas son todos aquellos que tienen entre 10 y 19 años) gozan por lo general de buena salud, aunque también es cierto que hay enfermedades que pueden afectar su capacidad para crecer y desarrollarse en forma plena. Por eso resulta vital reforzar la protección de las vacunas que recibieron en la infancia, así como sumar otras que ayudan a prevenir enfermedades propias de esta edad.

Según el calendario nacional de vacunación argentino
-que es gratuito y obligatorio- las vacunas indicadas
para los 11 años son:

Meningitis por
meningococo:

una dosis.

Triple bacteriana
acelular contra
difteria, tétanos y
pertussis:
una dosis
de refuerzo.

También debe considerarse el
refuerzo de la vacunación
contra la fiebre amarilla

para adolescentes que
residen en zonas de riesgo.

Virus del Papiloma
Humano (VPH):

dos dosis.

Sobre la meningitis

La meningitis por meningococo comienza en forma repentina, y puede dar lugar tanto a casos de meningitis como a infecciones graves, sobre todo en chicos pequeños (menores de un año) y en adolescentes.

En las personas enfermas el meningococo es capaz de invadir la sangre causando una infección generalizada, que puede tener consecuencias fatales o dejar secuelas irreversibles.

La meningitis es la inflamación de la membrana que cubre el cerebro. Es importante destacar que esta enfermedad:

• Puede causar la muerte en menos de 24 horas.
• Puede dejar secuelas graves e irreversibles (como amputaciones, pérdida de audición o secuelas neurológicas).

La vacunación es la manera
más eficaz de protección

Aun cuando la enfermedad es diagnosticada en forma temprana y la persona recibe tratamiento, del 5 al 10 por ciento de los pacientes fallece en las primeras 24 a 48 horas tras la aparición de los síntomas. Este índice de mortalidad puede resultar todavía mayor en adolescentes.

La probabilidad de que esta enfermedad deje secuelas permanentes es del 10 al 20 por ciento. La mayoría de los casos -más del 90 por ciento- de enfermedad meningocócica ocurren en personas previamente sanas y sin factores de riesgo identificados.

Por qué los adolescentes

Los adolescentes muchas veces tienen la particularidad de portar el meningococo en su nariz o garganta sin presentar síntomas, pero son capaces de contagiar a otras personas que sí podrían enfermarse. Por eso es importante que a los 11 años se vacunen, no solo para protegerse a sí mismos, sino también para evitar la propagación de esa bacteria a niños y adultos.

¿Por qué cuidarlos especialmente a esta edad? Porque los factores que predisponen al contagio del meningococo y la transmisión de la enfermedad están relacionados con el comportamiento social, la aglomeración de gente, asistir a fiestas, clubes, compartir besos, vajilla y exposición al humo del tabaco: todos hábitos comúnmente vinculados a los adolescentes.

¿Cuáles son los síntomas
de meningitis?

  • Rigidez de nuca
  • Fiebre alta
  • Sensibilidad a la luz
  • Confusión
  • Dolor de cabeza
  • Vómitos

Los síntomas iniciales de la meningitis por meningococo pueden ser similares a los causados por la gripe, aunque pueden variar de acuerdo con la edad.

En Argentina

La vacuna tetravalente contra el meningococo (contra los serogrupos A, C, W e Y) fue incorporada al Calendario Nacional de Vacunación en 2017, con un esquema para bebés de 3 dosis (a los 3, 5 y 15 meses de vida) y para los adolescentes con una única dosis a los 11 años.

La vacunación es la manera más eficaz de proteger a los niños y niñas contra la meningitis por meningococo. Prevenir la enfermedad y la portación es esencial.

La buena noticia es que el Ministerio de Salud de la Nación anunció que la vacunación contra el meningococo a los 11 años, que se había interrumpido en agosto del 2018, se reestableció en marzo en todo el país.

La vacunación de los adolescentes no sólo protege a quienes se vacunan, sino que contribuye además a disminuir la transmisión de la bacteria desde los adolescentes (que son los portadores más frecuentes del meningococo en la nariz y en la garganta) hacia los bebés. Por eso es también una forma indirecta de proteger a quienes aún no recibieron o por algún motivo no pueden recibir la vacuna.

La vacunación a los 11 años es gratuita y obligatoria.
#LasVacunasFuncionan #Vacunas11años
#VacunasEnAdolescentes #FueraMeningitis

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.