(0)
15 de octubre de 2020  • 15:55

Si bien el aislamiento social, el uso del tapabocas y la higiene de manos continúan siendo pilares fundamentales para protegerse del coronavirus, no hay que bajar el nivel de alarma con respecto a otras patologías. Hoy, ante un escenario en donde las personas no asisten a sus consultas médicas, no realizan actividad física diariamente y no se alimentan de forma saludable, el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular está latente. En especial, cuando se considera que es la primera causa de muerte en la Argentina y en todo el mundo.

Según el Ministerio de Salud de La Nacion, en el país mueren anualmente 17.000 personas por enfermedades cardiovasculares.

¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?

Las enfermedades cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón y a todas las arterias del organismo. Su principal causa es la arteriosclerosis o envejecimiento arterial, que provoca el depósito de placas de colesterol en el interior de las paredes de las arterias, provocando su obstrucción y comprometiendo la llegada de la sangre a órganos vitales como el corazón, el cerebro y el riñón.

Los riesgos de enfermar y morir del corazón son mayores a los de contagiarse con coronavirus y los hospitales están preparados para atender a los pacientes. Incluso durante este contexto, los chequeos médicos son fundamentales para prevenir o atender a tiempo.

"Hay dos grandes grupos de riesgo cardiovascular aumentado. El intermedio está definido por una edad mayor de 55 en hombres y 65 en mujeres, pero que también afecta a jóvenes de entre 20 y 40 años con sobrepeso, con el azúcar por arriba de los 100 miligramos, que fuman, son sedentarios, tienen presión arterial alta y el colesterol HDL bajo. Y, por otro lado, está el grupo de riesgo alto y muy alto, cuando tienen diabetes, obesidad, deterioro de la función renal y afecciones en el corazón y el cerebro", explica la doctora Carol Kotliar (MN 77156), directora científica del Centro de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario Austral.

¿Cuáles son los síntomas?

Las enfermedades cardiovasculares suelen tener un largo período de tiempo en el cual no presentan ningún síntoma. Cuando se vuelven sintomáticas, lo hacen a través de un cuadro agudo y grave como el infarto cardíaco (IAM) o el accidente cerebrovascular (ACV).

Por otro lado, el síntoma más común del ACV es la pérdida súbita, de fuerza muscular en los brazos, piernas o cara. También puede darse el entumecimiento en el rostro, piernas o brazos; confusión; dificultad para hablar o comprender lo que se dice; problemas visuales; dificultad para caminar; mareos; pérdida de equilibrio o coordinación; dolor de cabeza intenso de causa desconocida; y debilidad o pérdida de conciencia.

Hay que empezar a prevenir antes de que lleguen estos eventos. Lo principal es atacar la arterioesclerosis, que se manifiesta silenciosamente
Carol Kotliar, directora científica del Centro de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario Austral.

¿Cómo prevenir el desarrollo de una enfermedad cardiovascular?

En 2018 se publicaron en el Journal of Human Hypertension los resultados del estudio OPTIMO, liderado por los doctores Kotliar, Botto y Obregon y con la participación de autores de Italia y Suecia, que se llevó a cabo en 12 países de Latinoamérica. Tras medir la presencia de arterioesclerosis en 1500 voluntarios, los autores observaron que el 18,7% de los jóvenes de 20 a 30 años tienen envejecimiento arterial y 1 de cada 10 entre 30 y 40 años, también. "Hace unas semanas, junto al doctor Fernando Botto, presentamos la continuación de esta investigación en 6000 personas que estaban aparentemente sanas y sin embargo, el 50 % de ellas ya tenían arterioesclerosis en el cuello y arterias femorales", asegura Kotliar.

En la Argentina la edad promedio del infarto es a los 60. Este estudio demuestra que hay que iniciar con la prevención 20 años antes, desde los 40 debemos consultar a un cardiólogo
Carol Kotliar, directora científica del Centro de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario Austral.

Las medidas para mantener el corazón sano son una alimentación equilibrada; la realización de ejercicio físico la mayoría de los días de la semana; y no fumar. Controlarse la presión arterial y la glucosa en la sangre son también acciones preventivas fundamentales. "Vida sana, poco estrés, alegría y optimismo para no estresarse son las claves de una vida sana", dice Kotliar.

Una combinación innovadora

Al día de hoy, existen sólidas evidencias que han demostrado que un estilo de vida saludable es esencial para reducir el riesgo de un ataque cardíaco. Sin embargo, muchas veces es necesario un tratamiento farmacológico para lograr prevenir eficazmente. Un problema frecuente de este tipo de tratamiento es la dificultad para que la adecuada toma de fármacos se mantenga en el tiempo y por lo general, el abandono del mismo se debe a que el paciente debe tomar comprimidos diferentes.

Entre varias opciones, la doctora Kotliar destaca la utilidad de la asociación de varios fármacos en un solo comprimido. Recientemente, se presentó en el país la fórmula de asociación de tres fármacos que demostró en un estudio internacional una elevada eficacia para reducir un 29% el riesgo de muerte, infarto y ACV en quienes forman parte del grupo de riesgo intermedio. Los mecanismos implicados para lograr este resultado se fundamentan en reducir la arterioesclerosis suficiente tiempo antes de que aparezcan sus síntomas y complicaciones.

Una polipíldora simplifica la toma diaria, mejora el control de los factores de riesgo del paciente, reduce significativamente los eventos cardiovasculares y disminuye las probabilidades de abandonar el tratamiento.

"En cardiología, siempre hay que tomar dos o tres comprimidos diferentes al día, lo que genera problemas de adherencia entre los pacientes. Con esta píldora, que concentra tres fármacos, seguir un tratamiento es mucho más fácil", concluye la especialista en hipertensión arterial.

_____________________________

Content LAB es la unidad de generación de ideas y contenidos de LA NACION para las marcas, con distribución en sus plataformas digitales y redes sociales. Este contenido fue producido para un anunciante y publicado por el Content LAB. La redacción de LA NACION no estuvo involucrada en la generación de este contenido.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.