Suscriptor digital

Apelan a la responsabilidad para preservar el ambiente

Takashi Hamazaki instó a clasificar los desechos urbanos
(0)
13 de septiembre de 2007  

Los ciudadanos son los actores fundamentales en el cuidado del medio ambiente, y sus pequeñas acciones pueden lograr grandes contribuciones. Pero todavía les queda mucho por aprender.

Ese fue el mensaje del ingeniero japonés y especialista en temas ambientales Takashi Hamazaki, que ayer habló en esta ciudad en un encuentro auspiciado por LA NACION, con la participación de la embajada de Japón y de la Fundación Temaikén, realizado a sala llena en el auditorio Santa Cecilia de la Universidad Católica Argentina (UCA).

El presidente de SA LA NACION, Julio Saguier, presente en el acto, destacó la trascendencia de la cuestión ambiental y la necesidad de un mayor diálogo para avanzar en esta temática.

El encuentro contó también con la presencia del embajador de Japón en la Argentina, Shinya Nagai, que consideró útil y beneficioso realizar reuniones de este tipo "para que los argentinos puedan ampliar sus conocimientos en la materia", dijo.

Convencido de que los hombres son una parte fundamental en el crecimiento del cuidado del medio ambiente, Hamazaki planteó que algunas herramientas pueden ser fácilmente instrumentadas por los "ciudadanos comunes" para la preservación del ecosistema.

Eso es lo que han hecho los japoneses desde 1993, a partir de una modificación en las leyes ambientales que provocó cambios culturales.

"Los tres principios de la ecología son reciclar, reducir y reusar. Antes, los desechos se tiraban sin ser previamente clasificados. Hoy, la responsabilidad humana está en cómo, dónde y de qué manera tirarlos. Nosotros decidimos esto", sostuvo el experto.

Presencia del gobierno

Hamazaki destacó que la presencia de los gobiernos es necesaria para la financiación y la educación, más allá de las leyes que se promulguen. Es así que en Japón crearon los "negocios comunitarios": en cada barrio, los vecinos llevan la basura hasta los centros vecinales, de tres o cuatro manzanas, donde otros se encargan de clasificarlos. Luego, los camiones de la municipalidad retiran el papel, el plástico, el cartón o el vidrio, según el día. Este proceso es subsidiado por el gobierno. "La obligación del ciudadano es respetar las reglas", dijo el ingeniero.

A escala mundial, el especialista afirmó que las oficinas y los hogares son los ámbitos que menos han reducido sus emisiones de carbono. Y enumeró una serie de acciones que, de hacerse, consideró que modificarán el panorama ambiental.

Algunas de éstas son: usar bicicleta o caminar, priorizar el uso de transportes públicos, controlar la temperatura corporal graduando la vestimenta (en el verano priorizar el casual day ), incorporar el hábito de usar un vaso de agua -no dilapidarla- durante el cepillado de los dientes, reducir el tiempo de ducha, medir adecuadamente el uso de detergentes, cortar la corriente si los aparatos no están en uso y educar a los niños sobre el medio ambiente.

El encuentro contó con la variada presencia de académicos, investigadores, representantes de organismos no gubernamentales, estudiantes universitarios y artistas plásticos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?