Carruajes, teatro, cine de besos y librería: cien años del Grand Splendid