Opinión. Contabilizar la banalidad, muy lejos de la realidad