Opinión. Cuando los palitos se sumaron al tenedor