Dióxido de cloro: su consumo empieza a activar alarmas de salud pública