El fin de una era / Adiós a la meca de la gastronomía molecular. El Bulli sirvió sus últimos platos