En el Hospital Garrahan, convirtieron el resonador magnético en una "nave espacial"