La carta de la exmonja que se animó a denunciar los abusos en la iglesia