Con 18,3°C, la Antártida registró su temperatura más alta desde 1971