La envidia y el placer por el sufrimiento ajeno podrían ser marcadores tempranos de un tipo de demencia