La mejor forma de enseñarle a un bebé a caminar es... ¡No enseñarle!