Los editores negocian y, en voz baja, denuncian aprietes